obsolescencia tecnológica en las empresas

Obsolescencia tecnológica en las empresas

Desafíos y afectaciones en el desarrollo de operaciones

¿Qué es la obsolescencia tecnológica?

Por obsolescencia tecnológica entendemos el fin o la reducción de la vida útil o la caída en desuso de las máquinas, equipos y dispositivos de una empresa por un funcionamiento insuficiente de los mismos en comparación a las nuevas máquinas, equipos y dispositivos que hay en el mercado.

Esta reducción de la vida útil de los aparatos hace que muchas empresas tengan que renovar sus dispositivos cada cierto tiempo, lo que hace que la inversión en tecnología sea superior a la que habría que realizar si no existiera esta obsolescencia.

El problema de la obsolescencia tecnológica en las empresas no se limita a la necesidad de reemplazar los equipos porque han dejado de funcionar o no poseen características que sí tienen los modelos más recientes.

Obsolescencia tecnológica en las empresas

En muchos casos, el verdadero desafío es entender el ciclo de vida y velocidad de obsolescencia tecnológica para determinar con objetividad si es necesario y factible (tanto en términos económicos como de sustentabilidad) reemplazar el equipo.

Para establecer un criterio que permita tomar esta decisión es importante conocer los distintos tipos de obsolescencia tecnológica y tener claro que ésta solo afecta a las empresas cuando pasa por la funcionalidad o limita el desarrollo de las operaciones.

Caer en ella supone una enorme pérdida económica. La OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) confirma que antes de los dos años de vida de cualquier dispositivo quizá sea obligatorio renovarlo. Sin embargo, hay diversas ventajas para las empresas que han conseguido evitar esta circunstancia, entre ellas mantener el presupuesto establecido sin gastar más de lo previsto por verse obligados a la sustitución de dispositivos.

La reducción de la vida útil de los aparatos hace que las empresas deban renovar o actualizar sus equipos más a menudo, lo que provoca una mayor inversión en tecnología que sea superior.

En cuanto a la tecnología empresarial, la obsolescencia se puede clasificar considerando aspectos como:

  • Obsolescencia planificada: está sería la más natural. Mediante un estudio se definiría el tiempo normal y habitual para que dispositivo se deteriore.
  • Obsolescencia percibida: este tipo de obsolescencia se da cuando el dispositivo cambia de diseño, pero la tecnología utilizada es la misma.
  • Obsolescencia de especulación: se da cuando se venden dispositivos de baja calidad a bajo precio para hacerse un hueco en el mercado, esperando lanzar productos de nivel superior en el futuro próximo.
  • Obsolescencia programada: es la más conocida y la más criticada. Hace referencia a la programación premeditada por parte de los fabricantes de los productos electrónicos para que estos dispositivos lleguen a su fin a partir de una edad. Es decir, se les pone una fecha de caducidad a partir de la cual dejan de funcionar correctamente, de modo que se obliga a los propietarios a renovar ese aparato o a reemplazarlo por otro.
  • La relacionada con la función, para obtener una funcionalidad superior.
  • Obsolescencia de deseo, por moda o voluntaria por parte de la empresa, cuando se quiere cambiar aunque funcione perfectamente, ya sea por motivos de diseño o para sustituirlos dispositivos por otros más modernos.
  • Obsolescencia de calidad: este tipo se produce cuando el producto empieza a dar fallos o a funcionar mal.

Riesgos importantes de no actualizar tecnología en una empresa

Pérdida de competitividad y rentabilidad. Pasar por alto el ciclo de vida y velocidad de obsolescencia tecnológica puede dejar a las organizaciones sin la capacidad de crecer; y mientras continúan desarrollando procesos complejos y con poca capacidad operativa, enfrentan falta de liquidez y mayores dificultades para sostener su modelo de negocio.

Dependencia tecnológica de otras naciones, empresas, dependencias. En México por ejemplo, la escasa inversión en investigación científica, desarrollo experimental y la falta de colaboración entre universidades e industrias ha resultado en la necesidad de importar tecnología a costos elevados que pueden generar un impacto negativo en las operaciones de una empresa.

Vulnerabilidades en la seguridad de la información. Si hablamos de equipo de software y tecnologías de la información, la desactualización conlleva graves riesgos asociados a la pérdida o el robo de datos. Lo que a su vez compromete el trabajo y la reputación de las organizaciones.

Obsolescencia programada: tecnología con fecha de caducidad.

Soluciones a la obsolescencia tecnológica en las empresas

La tendencia del mercado es fabricar maquinaria para que tenga una vida útil limitada y deba ser reemplazada rápidamente. Esto dispara la generación de residuos y dificulta la estrategia de sostenibilidad de las empresas.

Una de las soluciones más acertadas en este sentido para las empresas es el Arrendamiento Puro, contrato por el pago de una renta de activos y la posibilidad de decidir si comprarlo, extender el plazo del contrato o devolver el equipo.

Esta solución de financiamiento ayuda a las empresas a mantenerse en vanguardia tecnológica, para no afectar sus procesos, no necesitan descapitalizarse para obtener los activos y además las rentas son deducibles de impuestos. Si te interesa saber más acerca de este tipo de financiamiento y todos sus beneficios contáctanos ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X
Abrir chat
👋🏻 ¿Necesitas Ayuda?
Mándanos un mensaje
Hola 👋🏻
¿Cómo podemos ayudarte?
* Sus datos personales solo serán utilizados para brindarle la información requerida. Más información, consulte nuestra política de privacidad.